Un tiple en la capital de Antioquia

Presos en Medellín, en 1886, por hacer política liberal, se hicieron amigos en la cárcel el maestro Germán Benitez y su compañero un tanto poeta, de nombre Pastor Torres. Cualquier día este compuso una poesía que luego recibió el agua bautismal  del pasillo de manos de Benítez y que aquí repetimos con sumo interés y envidiable orgullo.Item: ahora que vamos hablar de tiple, es bueno que se conozca un detalle  de mucho interés en la música colombiana: el primer tiple, que se hizo en Medellín, salió de las manos de Raymundo Arango (padre)llamado el cojo, por alla en el año de 1880, fabricante que hizo como primer dueño a don Viviano Arenas y este a su turno al maestro Benítez, quien a su vez lo envió de regalo a una sobrina suya residente en Bogotá. Este precioso instrumento apenas se componía de cuatro cuerdas de tripa como todos sus hermanos de aquel entonces.

 

A propósito se dice que a Morales Pino se debe el aumento del cordaje de nuestro tiple sentimental  y romántico, pues de cuatro que eran, actualmente suman doce sus cuerdas etapa imposible de superar porque es perfecta. Cuando tuvo no más pero que cuatro sus vocecillas era lontana… centrípeta… pero hoy es a otro precio: elocuente y parlanchín ,completo… personalísimo, hasta el punto que con solo el tiple se  enamorara el bambuco y con éste y aquel a la amada… el tiple hace caso omiso de la guitarra y la bandola, con quienes en verdad se ayuntan sin placer y sin egoísmo, ni celos ,porque sabe lo que es y hacia donde va.

Y ahora una disquisición :tiple y bambuco… ambos… son uno! En la sutil concavidad del tiple-no más que allì-està perenne el eco,el rumor misterioso de que imbuìdo está el paisaje colombiano… el bambuco entréguenlo a las cuerdas del tiple , porque él  es irreductible a las limitaciones a que lo quieren encadenar el piano y el violín… su pista es el valle, la llanura, la montaña, el infinito azul; solo se posa con majestad, travesura y coquetería en las sutiles antenas  del tiple. El bambuco es de una sola pieza, no tiene madera para nacionalizarse… para abjurar de su bandera; nació entre el tiple y allí vivirá feliz y respetado por quienes soñamos con una patria integral.

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *